ESTILOS DE JARDINES Y SUS CARACTERÍSTICAS

El vocablo jardín llega a España en el siglo XV pero sus orígenes derivan del siglo XII  del compuesto latino-germánico hortus gardinus que significa, literalmente, “jardín rodeado de una valla”, del latín hortus, jardín fráncico, o gart o gardo “cerrado”, como si el jardín tuviera que defenderse contra los animales e incluso de los ladrones. El jardín lo podemos definir como el terreno donde se cultivan plantas y flores con motivos decorativos y ornamentales.

La construcción de los primeros jardines conocidos data de la época de los egipcios, los cuales construían auténticos vergeles junto a las orillas del río Nilo. La necesidad de crear espacios para el ocio y la reunión, la necesidad humana de convivir con la naturaleza y la capacidad (en ocasiones con connotaciones negativas) de modificar nuestro entorno para adaptarlo a nuestras necesidades ha generado alrededor del mundo diferentes estilos de jardines y paisajes relacionados con las culturas y las adaptaciones a los diferentes climas y especies del planeta

Según la Real Academia Española podemos definir al estudio o diseño del entorno natural, especialmente parques y jardines, como Paisajismo. El Paisajista planifica y diseña paisajes urbanos y rurales en el tiempo y en el espacio, basándose en las características naturales y en los valores históricos y culturales del lugar. Para conseguir este fin, se utilizan técnicas apropiadas y materiales naturales y/o artificiales, guiándose de principios estéticos, funcionales, científicos y de planificación. En España contamos con la Asociación Española de Paisajistas fundada en 1952 como Instituto de Estudios de Jardinería y Arte Paisajista

Los estilos de jardines son tantos como culturas y lugares hay en el mundo, pero de forma muy generalista podemos hablar de:

 JARDÍN MEDITERRÁNEO

Estilo marcado por el clima árido que genera entornos de gran belleza a base de materiales propios de la región como piedras y vegetación resistente a la sequía. Muros de piedra de color claro, agua en movimiento y flores de vivos colores. Todo ello con un toque minimalista que representa los más típico de los jardines españoles, franceses y de la zona Italiana de la Toscana.

Caracteríticas del jardín mediterráneo

 JARDÍN CLÁSICO, ROMÁNTICO O CONTINENTAL

Son jardines de grandes extensiones donde el control de la mano del hombre es tangible en los lineales de setos recortados y el césped perfectamente segado. Son jardines geométricos de líneas rectas, con colores pasteles y multitud de tonalidades de verde. Los senderos son de arena o grava y en ellos se ubican esculturas clásicas o macetas de barro. Son jardines con especial esplendor en la época otoñal. Buen ejemplo de ellos son los jardines franceses o ingleses.

Jardín frances e inglés

JARDÍN TROPICAL

Son jardines propios de las zonas más exóticas del planeta donde las condiciones climáticas de temperatura y humedad constante permiten su desarrollo. Las protagonistas son especies tropicales y exóticas así como vegetación abundante. El tipo de plantas características tienen hojas particularmente grandes y flores escasas que necesitan pocas atenciones. 

Estos jardines no requieren cuidados excesivos ya que pretenden simular la frondosidad y desorden de áreas selváticas. Tan sólo deberán podarse las especies cuando molesten, si no se da el caso, se dejarán crecer naturalmente. Fuera de su entorno se recomienda la construcción de estanques o cascadas con rocas típicas de la zona, aprovechando o creando desniveles que aporten el nivel de humedad ambiental que su diversidad vegetal.

Jardín tropical

JARDÍN FENG SHUI

De procedencia china supone un estudio de las energías transmitidas entre la naturaleza y el hombre. Se trata de espacios reducidos, relajantes, equilibrados y de formas circulares u ondulares. El arte del Feng Shui, cuyo significado es “viento y agua”, huye del exceso de detalles y la ostentación, utilizando elementos de composición tales como rocas, plantas, esculturas, paredes, macetas, elementos con agua y adornos.

JARDÍN JAPONÉS

Son uno de los elementos arquitectónicos más famosos de la humanidad. El diseño y los elementos que lo componen pueden analizarse desde un punto de vista geográfico o topográfico. Así, el paisaje del jardín representa un archipiélago de islas ubicadas en su mayoría alrededor del Mar Interior de Seto. El jardín japonés también representa al cosmos, lugar de central importancia en la religión sintoísta. Un gran vacío (equivalente al mar) repleto de cuerpos celestes (islas).

Las rocas son las estrellas de estos jardines. Representan a las montañas o a las islas, dispersas en un vacío que remeda al mar. Las más usadas son las de origen volcánico, principalmente las de basalto.

Jardín Japonés

 JARDÍN ÁRABE

Se trata de un jardín para pasear, ver y escuchar, y expresa el anhelo del paraíso. Es un jardín que fascina por su sensibilidad, su carácter intimista y la armonía de sus partes. Sus elementos característicos son:

  • División de espacios privados: cuando las dimensiones de espacio lo permite se debe dividir en estancias comunicadas a través de pasajes estrechos con arcos, rejas, celosías u otros elementos que permitan entrever la estancia siguiente aportando misterio y sensación de descubrimiento.
  • El agua siempre presente: el agua transcurre por los diferentes lugares del jardín, entrando incluso en las estancias y aportando frescura, sonido y movimiento.
  • Elementos estructurales: paseos pavimentados, muros, pilas, arcos, fuentes…, generalmente de piedra o revestidos con azulejos de diseños variados y de marcado carácter árabe.
  • Plantas mediterráneas dispuestas en paseos y macetas y que soporten bien la sequía. El ciprés y los naranjos son los árboles más característicos.

 

Una vez conocidos los tipos de jardines más importantes ahora sólo tienes que decidir cuál te gusta más y cuál se adapta a tus necesidades de espacio ;). Si necesitas asesoramiento  ya sabes como contactar son nosotros.